viernes, diciembre 30, 2005

Preocupados por la inmigracion

Cuentan los últimos estudios que la inmigración se ha convertido en la segunda preocupación para los españoles. Algo lógico, si pensamos que "oficialmente" hay un millón más de ellos que el año pasado a estas alturas. El problema es que esa preocupación está más generada por el miedo a lo desconocido que por la voluntad de afrontar el reto.

Es curioso (o preocupante) la cantidad de mentiras que la gente se cree sobre las leyes de inmigración. La realidad es esta:

  • No se puede residir en España si no tienes trabajo. Para renovar el permiso necesitas, o bien cotizar en la seguridad social, o que tu familia garantice tu estabilidad económica (estudiantes). Si no hay trabajo, no hay permiso. No merece la pena recordar que sin cotización previa, no hay derecho a paro (increiblemente hay gente que sigue pensando que los que llegan de fuera y no trabajan pasan inmediatamente a cobrar del estado)

  • No se puede acceder a un puesto de trabajo si hay españoles para cubrir dicho puesto. Hay algunas excepciones, como los ciudadanos de Perú o los estudiantes que llevan más de tres años de formación en España.

  • Con antecedentes penales no se renueva la residencia.


Fuente: Reglamento de extranjería, BOE 7 de enero de 2005