miércoles, enero 04, 2006

La ley está para cumplirla. ¿O no?

El partido popular ha optado por un nuevo e innovador sistema de hacer oposición: si no te gustan las leyes, no las cumplas.

Empezaron con la ley del matrimonio homosexual, que se convirtió en una situación doblemente triste para mí, por ser nuestro alcalde León de la Riva uno de los primeros en salir a los microfonos apelando a la 'objeción de conciencia' para no cumplir la ley.

Meses después ante la LOE, anunciaron que las comunidades gobernadas por ellos aplicarían normas educativas fuera de dicha ley.

Esta semana Lanzarote, alcalde de Salamanca, dice que el archivo no saldrá de la ciudad 'lo diga quien lo diga'. Y Carod-Rovira al paredón.