martes, enero 03, 2006

¿Qué hay de lo mío?

El Mundo informa de los primeros candidatos a sustituir a Jaime Caruana como gobernador del Banco de España. Parece normal que todos los nombres suenen cercanos al Partido Socialista. La imparcialidad en los cargos públicos es un objetivo deseable, pero no obligatorio. Y menos teniendo en cuenta que según la ley que rige el funcionamiento del Banco de España éste "apoyará la política económica general del Gobierno" (Artículo 7.2) .

El problema con este puesto es que es un nombramiento irrevocable. El gobernador del Banco de España estará en su cargo hasta que termine su mandato, independientemente de los cambios de color en el gobierno. Esta situación puede llevar a actuaciones que, aparte de ser irresponsables, incumplen la ley:
El perfil del candidato a este puesto debe ser eminentemente técnico e independiente. O eso, o se cambian las normas sobre el nombramiento. Personalmente me inclino por lo segundo, teniendo en cuenta la perdida de competencias, y por tanto de capacidad de decisión, del Banco de España respecto al Banco Central Europeo. Excusen mis posibles errores de razonamiento, no soy economista.